No es gracioso, papá

– Han salido un montón de memes sobre los partes por acoso – me dijo mi papá.

– No me ha llegado ninguno – le respondí, lanzándole de inmediato mi tradicional mirada asesina.

– ¿En serio? Son divertidos… – insistió, sacando su celular del bolsillo muy seguramente para mostrarme algunos.

– No es divertido. Ojalá a todos los acosadores los metan presos.

Fin de la conversación.

Mi papá tiene 56 años y nuestra relación nunca ha sido de las mejores. Nuestro carácter es muy parecido, somos tozudos y nos gusta demasiado tener la razón, pero nuestros valores y convicciones no podrían ser más diferentes. A pesar de todo lo quiero, es mi papá. Pero hay días en los que me gustaría gritarle a más no poder, un grito que lo hiciera explotar contra la pared.

Ayer, mi papá me mandó este whatsapp:

Iba por la calle y vi una mina rica y le grité Mijita rica!!! Parte por weón, ley de acoso. Pero mi cabo no sea maricón. Parte por weón, ley Zamudio. Puta la weá quedé negro. Parte por weón, ley de  xenofobia. Chuta mi cabo me va a emborrachar de partes Parte por weón, ley Emilia. Puta weón me dejó pateando la perra. Parte por weón, ley Cholito. Me fui a mi casa reclamándole a mi esposa y ahora estoy acá en la comisaria por weón,ley de violencia  intra familiar…

No pude ni responderle. Él cree que es chistoso, pero el trasfondo de todo es quejarse de que “ya no se puede decir nada”, ya no se puede acosar ni maltratar a las mujeres, ya no se puede violentar a los gays, discriminar a los negros, ya ni siquiera se puede pegarle a los animales. Y no, po, no se puede. Y las únicas personas que podrían quejarse por eso son quienes históricamente han ejercido esa violencia y nunca la han sufrido: hombres, blancos, heterosexuales. Como mi papá.

Muchas mujeres que comparten la vida de mi papá han sido abusadas. Mi mamá, su mamá, yo misma, aunque de eso último él no tiene ni idea. Aun sabiendo y presenciando el dolor de la violencia machista en las mujeres que habitaron su propia casa, mi papá permanece totalmente indiferente. Insensible. Hiriente. Absolutamente aislado de la realidad. Como si no viviera en un país en el que violan a 17 mujeres cada día, en el que, en lo que va del año, 25 mujeres han sido asesinadas por sus parejas, en el que los hombres también matan a gays, lesbianas, trans y travestis porque sí, porque existimos, porque la institucionalidad los protege, porque nos odian.

Esta semana se supo del caso de una doctora del Hospital del Profesor que demandó a uno de sus superiores por acoso, entre otras cosas, por los mensajes que le enviaba por whatsapp. “Los huracanes tienen nombre de mujer porque llegan húmedos y salvajes y cuando se van te dejan sin casa, sin coche y hasta sin hijos” y “el hombre es exitoso cuando el whisky que bebe es más viejo que la mujer que se come” eran algunas de las frases, chistes, que el jefe de pacientes críticos del hospital, de 60 años, le envió a la doctora de 29.

Lo primero que pensé es que eso es algo que perfectamente podría hacer mi papá, porque es chistoso. El hospital tuvo que pagarle una indemnización millonaria a la doctora y ese doctor, aunque por el momento el hospital lo justifica y lo encubre, debería dejar de ejercer la medicina e incluso irse preso. Y ya sé las críticas a la cárcel, que no es la solución y todo eso, pero tengo rabia. Rabia de que exista tanta gente como mi papá, de que la violencia que se ejerce todos los días contra nosotras esté tan naturalizada que incluso exista el descaro de reírse de ella, reírse de nuestro dolor. Tengo rabia de saber que nunca podría explicarle esto a mi papá y de que probablemente él nunca vaya a entender nada de nada.

 

La foto es de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres.

1 Comment

  1. Da pena ya no tener un punto de encuentro con tu papá. Da tanta pena, que ya se transforma en rabia, y ya no hay ganas de compartir con él. Quizás se dan cuenta de esta distancia, pero no se cuestionan el porqué de esta. Y creo que está distancia va a seguir creciendo día a día, porque te cansas. Te cansa tratar de explicarle que la mierda que manda por sus grupos de machitos en wsp no es chistoso. Que los comentarios machistas que se tira en la mesa son horribles. Que se espante más, por compañeras que realizan performance como actos políticos, que de los femicidios cometidos de lo que va del año. Cansa caleta, y da pena que pese a todos tus esfuerzos, argumentos, el no va a cambiar (aunque sigo tratando que lo haga).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *